Vacuna-para-todos El presidente Biden ha anunciado que todos pueden recibir la vacuna, sin importar el estatus migratorio.
Imagen de Desirée Tapia

“Las personas tienen que alzar su voz y pelear por sus derechos, porque los tenemos. La vacuna está disponible para todos”, dijo Graciela Araujo.

To read this story in English, click HERE.

El presidente Joe Biden anunció que todas las personas tienen derecho a la vacuna contra el COVID-19, independientemente de su estatus migratorio. A pesar de esa declaración, ha habido varias instancias en las que a inmigrantes indocumentados se les ha negado la vacuna, y Graciela Araujo, de 55 años, fue una de ellas.

El 12 de marzo, Graciela y su esposo, Alfredo Araujo, fueron a Rite Aid en Mission Hills, California, donde ambos tenían citas para ser vacunados. Su hijo, Sebastián Araujo, los acompañó para apoyarlos.

RELATED: Johnson & Johnson Single-Dose Vaccine Is 85% Effective Against Severe COVID

“Cuando llegamos, me pidieron mi tarjeta de seguro médico”, Graciela dijo a The Americano. “Cuando les dije que no tenía, me pidieron mi Seguro Social y tarjeta de identificación”.

Graciela les dijo que no tenía tarjeta de Seguro Social, pero les proveyó su Matrícula Consular, que es la identificación consular de México. La empleada de Rite Aid le dijo que no aceptaban esa forma de identificación.

Según la página web de Rite Aid,  toda persona, sin importar si tiene seguro médico o Medicare, puede obtener la vacuna. Rite Aid requiere una identificación con foto. Incluso, en el sitio se indica que “no se le rechazará si no tiene una identificación con foto o seguro”. La vacuna contra el COVID-19 es gratuita.

Sin embargo, a Graciela se la negaron.

“Fue muy triste”, dijo Graciela, “especialmente porque me lo dijeron frente a otras personas”.

El esposo de Graciela sí fue vacunado ese día, porque mostró su licencia de conducir de California. 

Graciela relató que justo antes de que fuera vacunado, lo abrazó y lloró. Él le aseguró que harían todo lo posible para que ella pudiera vacunarse.

“El presidente dijo que todos podríamos vacunarnos”, dijo Graciela, quien está en lo correcto.

El 27 de febrero, el presidente Biden le dijo a Univision que todos, sin importar el estatus migratorio, podrían vacunarse. También aseguró que la comunidad indocumentada no sería intimidada por nadie, incluyendo al Servicio de Immigración y Control de Aduana (ICE por sus siglas en inglés).

“Quiero asegurarme de que todos ellos puedan vacunarse y que estén protegidos contra el COVID, sin que interfiera la ICE, ni nadie”, dijo Biden. “No deben ser arrestados por presentarse para ser vacunados”.

En entrevista con The Americano, Manar Waheed, director legislativo y asesor legal y activista de American Civil Liberties Union (ACLU), dijo que el miedo y la desinformación de la comunidad indocumentada, acerca de quién puede obtener la vacuna contra el COVID, comenzó antes de que Biden fuera presidente.

“Esto ha sido un problema desde el principio. Primero bajo la administración de Trump, en términos del acceso a pruebas y la forma de tratar a los inmigrantes”, dijo Waheed.

“La forma en que el Congreso creó ese acceso en uno de sus primeros proyectos de ley fue bajo el Medicaid federal, que inadvertidamente deja fuera a millones de personas, muchos inmigrantes y no solo inmigrantes indocumentados, sino a algunas personas que tienen DACA, estatus de protección y tarjetas verdes. Hay una gran variedad de personas que han sido excluidas de manera inapropiada”, añadió Waheed.

La mayoría de los estados no requieren que las personas muestren un comprobante de ciudadanía o una tarjeta de Seguro Social, sin embargo, el mensaje al respecto no ha sido muy claro, según Waheed. Por ejemplo, en Nebraska, el gobernador Pete Ricketts inicialmente les negó a los inmigrantes indocumentados la vacuna  contra el COVID-19.

Sin embargo, los trabajadores esenciales están bajo las pautas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) como personas que deben recibir la vacuna ahora, independientemente de su estatus migratorio. Según el Migration Policy Institute, hay más de seis millones de trabajadores inmigrantes trabajando en primera línea. En general, hay casi 13 millones de trabajadores inmigrantes no ciudadanos que constituyen el 8% de la fuerza laboral.

RELATED: This Religious Org Is Educating Latinos About the COVID-19 Vaccine

 A pesar de haber sido rechazada por los empleados de Rite Aid, Waheed dijo que tener a Sabastián allí, junto con sus padres, fue de gran ayuda porque las personas indocumentadas necesitan que otros los defiendan.

Esto es lo que Waheed recomienda que hagan las personas indocumentadas cuando van a recibir la vacuna contra el COVID-19:

  • Lee las guías del CDC para conocer tu elegibilidad. La información también está disponible en español.
  • Comunícate con una fuente confiable, incluyendo instituciones religiosas y centros comunitarios, organizaciones de inmigración u otras organizaciones legales en tu área o en el estado.
  • Si te piden tu Seguro Social o un comprobante de ciudadanía y te sientes cómodo, puedes preguntarle al empleado, o a quienquiera que te lo esté pidiendo, por qué está solicitándote esa información.
  • También está bien levantarte y llamar a centros comunitarios, servicios legales u organizaciones de inmigración, o comunicarte con una organización que te haga sentir seguro y te dé apoyo adicional, si es necesario.
  • Si necesitas mostrar un comprobante de residencia del estado y no tienes una identificación, lleva cualquier documento que tenga tu dirección, incluyendo documentos del IRS, formularios de impuestos, documentos médicos, cartas de la escuela de tus hijos, etc.
  • Si es posible, lleva contigo a una persona que pueda abogar en tu nombre.

Graciela pudo recibir su vacuna contra el COVID-19 unos días después en otro lugar. Su consejo para la comunidad latina es no tener miedo de las personas que intentan negarles la vacuna.

“Quédate ahí y pide una explicación”, dijo Graciela. “La gente tiene que hablar y luchar por sus derechos, porque aquí tenemos derechos. La vacuna está disponible para todos, para todos”.